jueves, 21 de mayo de 2009

1º de bachillerato

Debéis buscar encuestas recientes sobre la cuestión social: como marcha el mundo, en cuanto al desarrollo.

Luego, debéis enviar esos datos al correo para confeccionar, entre todos, un perfil de la situación social actual.

¡Recordad! que no todos los datos tienen que ser negativos.

5 comentarios:

Yara Ramos Hermida dijo...

El mundo social,teniendo como prefecedente el desarrollo
El mundo en el que vivimos es el mundo de la tecnología,de la medicina...todo esto es consecuencia del desarrollo que nuestra sociedad ha alcanzada a lo largo del tiempo.
En la cuestión de como está el mundo tengo que decir que el mundo por una parte está bien porque gracias a todos estos avances,hemos podido evolucionar de manera grandiosa.
Pero por otro lado este desarrollo también acarrea consecuencias negativas como por ejemplo,la guerra.En esto tengo que decir que todo avance es bueno pero que lo negativo puede llegar a ser su uso.
Yo,personalmente creo que el mundo en el que yo vivo está medianamente bien,que todo lo que necesito lo puedo llegar a alcanzar.
Pero a veces hay que pensar un poco en los demás y pensar que no tan lejos de nosotros hay muchísima gente que se está muriendo de hambre,por ello hay que volverse un poco solidario con la gente que lo necesita y no ser tan egocéntricos y egoístas para solo pensar en nosotros mismos.
Por todo ello,como conclusión añado que el desarrollo favoreció, pero nos favoreció a los países que medianamente ya estabamos llenos,si se investigara y se ayudara más a otros países que lo necesitan verdaderamente seria mucho mejor.
Mediante una encuesta que he echo se va visto que la mayoría piensa que si.

Pablo Ponte Rodríguez dijo...

El mundo en el que vivimos marcha más rápido, de lo que creemos.
La ciencia ha avanzado mucho, y cosas que son posiblementes buenas para nosotros las dejamos, por conseguir el lado malo.
Con el lado malo quiero referirme a todos los avances que se dan para la mejora de armas, de bombas, etc.
En mi opinión creo que nuestro mundo el demasiado egoista, ya que uno solo se preocupa de lo suyo, lo malo es que en España, por ejemplo, un país en apariencia rico hay un gran número de personas que sufren hambre o enfermedades que se pueden sanar pero por falta de dinero no pueden adquirir el medicamento.

Anónimo dijo...

Cuando se analizan las complejas características del mundo contemporáneo, resulta claro que su rasgo más evidente es el hecho de que casi dos tercios de la humanidad viven abrumados por la miseria y la escasez en sus manifestaciones más degradantes, mientras la minoría que resta comienza a percibir los efectos del sobreconsumo producido por un crecimiento económico cada vez más alienante, y que destruye el ambiente natural y humano. Esta desigualdad, que tiene su más persuasiva manifestación en la presente división del mundo en países desarrollados y subdesarrollados, no reconoce, sin embargo, límites políticos rígidos. Las minorías privilegiadas de los países del Tercer Mundo gozan de niveles de consumo equivalentes a los de las clases altas de los países desarrollados, mientras que sectores considerables de la población de estos últimos no alcanzaron todavía la satisfacción plena de sus necesidades materiales y culturales más elementales.

Nº12 1ºC BACHILLERATO

Anónimo dijo...

Cuando se analizan las complejas características del mundo contemporáneo, resulta claro que su rasgo más evidente es el hecho de que casi dos tercios de la humanidad viven abrumados por la miseria y la escasez en sus manifestaciones más degradantes, mientras la minoría que resta comienza a percibir los efectos del sobreconsumo producido por un crecimiento económico cada vez más alienante, y que destruye el ambiente natural y humano. Esta desigualdad, que tiene su más persuasiva manifestación en la presente división del mundo en países desarrollados y subdesarrollados, no reconoce, sin embargo, límites políticos rígidos. Las minorías privilegiadas de los países del Tercer Mundo gozan de niveles de consumo equivalentes a los de las clases altas de los países desarrollados, mientras que sectores considerables de la población de estos últimos no alcanzaron todavía la satisfacción plena de sus necesidades materiales y culturales más elementales.

Anónimo dijo...

Cuando se analizan las complejas características del mundo contemporáneo, resulta claro que su rasgo más evidente es el hecho de que casi dos tercios de la humanidad viven abrumados por la miseria y la escasez en sus manifestaciones más degradantes, mientras la minoría que resta comienza a percibir los efectos del sobreconsumo producido por un crecimiento económico cada vez más alienante, y que destruye el ambiente natural y humano. Esta desigualdad, que tiene su más persuasiva manifestación en la presente división del mundo en países desarrollados y subdesarrollados, no reconoce, sin embargo, límites políticos rígidos. Las minorías privilegiadas de los países del Tercer Mundo gozan de niveles de consumo equivalentes a los de las clases altas de los países desarrollados, mientras que sectores considerables de la población de estos últimos no alcanzaron todavía la satisfacción plena de sus necesidades materiales y culturales más elementales.
19 1ºA bachillerato